Informática y Sistemas (β)

2010/02/02 - 2 febrero 2010

Supervisión de cuadros de gestión: ¿quién controla a quién?

Filed under: Inteligencia de Negocios — Mario Mendez @ 03:38

En organizaciones que alcanzan un alto grado de estructural, los sistemas de cuadros de mando auxilian en lograr una visión actual y de tendencia de los indicadores considerados clave para la gestión. En este sentido, ha logrado difundirse en muchas entidades desde los niveles más altos de sus jerarquías hasta niveles operacionales de base; y son la principal vía de comunicación a sus integrantes de la visión que se tiene como resultado de los esfuerzos y trabajo invertido, fortaleciendo una retroalimentación que complementa notablemente el sentido del incentivo para la mejora continua; y en algunos casos provee un medio para promover una competencia sana entre distintas áreas de similar nivel. Todo ello resulta un plus de valor para la herramienta, pero como toda innovación presenta además su lado de desventaja.

El cuadro de gestión, cuando empieza a cumplir estas funciones extras con éxito, comienza a anquilosarse y ralentizar sus cambios, lo que puede perjudicar su función en ambientes dinámicos o rápidamente cambiantes. Esta ralentización proviene de las ventajas adicionales como auxiliar de recursos humanos que lo enfoca como un vehículo de comunicación adicional conformando virtualmente un canal alternativo para lograr propósitos adicionales a sus funciones primordiales de brindar mediciones y medios de control.

Además de ello, y siempre teniendo en cuenta las características de megaestructuras organizacionales, se pierde de alguna manera la capacidad de relocalizar los nuevos puntos sensibles de control, de acuerdo al ciclo de vida de las entidades; y virtualmente se empieza a subordinar la evolución o proceso empresarial a lograr resultados visibles por los indicadores clave, perdiendo la visión de contexto. Esto es muy notable en organizaciones oficiales o estatales, dónde la capacidad de adaptarse a los cambios es sumamente reducida y lenta; contexto bajo el cual la medida de éxito no está dada tanto por los cumplimientos de objetivos de la dirección como por la capacidad de obtener buenos índices en sus indicadores clave de gestión. De ahí el título de este artículo, dado que virtualmente los responsables de controlar los indicadores se convierten en esclavos de sus mediciones, con mínima capacidad de adaptarse a situaciones nuevas; los indicadores dejan de ser objetos de control para ser controladores de desempeño de sus supervisores. Aunque no debemos perder de vista que esto en determinadas circunstancias y ambientes puede ser finalidad deseada.

(tiny)

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: